De Crucero con niños pequeños

¿Listos para zarpar? Les cuento que recién tuve la oportunidad de viajar en Crucero con mi esposo y mis dos niñas (toddlers) por primera vez. Mi experiencia no fue exactamente la que imaginé aunque si la pasamos muy bien. Una vez finalizadas mis vacaciones me di cuenta que la estadía pudo haber sido mejor cambiando ciertos detalles simples. Por esa razón decidí escribir este artículo para el beneficio de las futuras familias que esten considerando una vacaciones a bordo de un Crucero por primera vez y con niños pequeños.

Lo primero que deberás hacer es comparar las diferentes ofertas y una vez escojas el paquete de vacaciones que mejor se ajuste a tus necesidades y gustos, necesitarás quién te guíe y aconseje y para eso estoy yo, ¡Sí!.

Las claves para un Crucero exitoso con niños son:

  • 1. Separar una cabina/camarote más grande que le permita al niño caminar mientras juega. El simple detalle de escoger una cabina con espacios más amplios te asegura un viaje feliz, en mi opinión.
  • 2. Viajar con niños no menores de 2 o 3 años para que puedan participar del programa de actividades abordo (la edad varía según el barco) en caso de que esto sea una opción para ti, y lo expreso así por que hay padres que no dejan a sus hijos con desconocidos, pero, si bien tú estas de acuerdo y quieres disfrutar de un tiempo para relajarte entonces es una excelente alternativa.
  • 3. Escoger el primer turno para la cena ya que nuestros pequeños se cansan llegada la noche y un niño agotado es igual a berrinche seguro.
  • 4. Llevar en la maleta algunos juguetes favoritos incluyendo aparatos electrónicos para momentos claves.
  • 5. No olvidar el botiquín con medicinas esenciales ya que pueden ayudar a evitar tener una emergencia luego.

Otro factor muy importante a considerar es la estatura del niño, ¿por qué?, por que si el anhelo más soñado de tu pequeño es divertirse jugando en la piscina del barco y no alcanza cierta estatura, entonces no podrá lanzarse por la chorrera/tobogán de agua y esto podría ser razón suficiente para que el niño pase unas vacaciones en total desilusión cómo fue mi caso.

Por otro lado debes tomar en cuenta las edades de tus pequeños debido a que no todas las compañías disponen de entretenimiento para nuestros hijos. Es por tal razón que antes de comprar la estadía te informes bien sobre lo que ofrece cada Crucero. Hablando de edades también hay que recalcar que no todos los barcos aceptan niños a partir de los 6 meses de edad, ciertos cruceros exigen una edad mínima de 12 meses.

¿Ya tienes el equipaje listo? Entonces ha llegado la hora de disfrutar en familia de unas increíbles vacaciones en alta mar.

¡Buen Viaje!

Me pueden seguir en mi página de Facebook cómo Boleto para Cuatro. Gracias por leerme.

Cómo calmar un berrinche en el avión

Probablemente la primera pregunta que te hagas a la hora de planificar el primer viaje con tu pequeño sea: ¿Lograré controlar un berrinche?

Y a medida que vas jugando con las posibles respuestas en tu cabeza, comenzarán a surgir más preguntas: ¿Qué puedo hacer para calmar un grito?. Y si continúa la rabieta y los pasajeros comienzan a incomodarse, ¿Qué hago? ¿Hasta que punto llegará su enfado?

Entonces comienzas a desesperarte, el pulso se acelera, te muerdes las uñas, la presión sube y de momento cambias de parecer y decides no hacer realidad ese viaje que tanto deseas y optas por esperar a que el niño crezca un poco más pensando que esto será tu mejor solución.

Ten calma, cómo Mamá comprendo lo difícil que puede llegar a ser un toddler en su máxima expresión. La edad que tenga el niño por más grande o pequeño que sea no garantiza tener un viaje exitoso, hasta los adultos hacen berrinches. Mejor, te recomiendo respirar profundo y comenzar de nuevo. Siempre existe la posibilidad de que el viaje sea uno completamente diferente a lo que te imaginas y todo resulte en perfecto orden.


Lo primero que debes tomar en cuenta son los 5 factores que logran sacar de concentración a los más pequeños y para los cuáles debes prepararte previo al vuelo.

1. Hambre

Procura que tu pequeño coma sus comidas en los horarios que ya esta acostumbrado y lleva contigo todos los snacks favoritos. Es muy importante la variedad de alimentos para que cada snack juegue un papel sorpresa. También recuerda que este es el momento de contar con ese dulce que tanto le encanta al pequeño y que tú tratas de evitar pero debes considerar ya que puede resultar muy valioso en un tiempo clave.

2. Cansancio

En mi experiencia he aprendido que un niño cansado siempre hará un berrinche. Hay que encontrar la manera de que ellos se puedan sentir lo más cómodos posible. ¿Cómo? No olvidando su cobija predilecta, la leche justo antes de dormir, el osito de peluche para abrazar mientras descansa o bien sea un libro de cuentos para que le leas en voz baja. Te aconsejo vestir al niño siempre con ropa cómoda.

3. Aburrimiento

Los pequeños se aburren demasiado fácil y estoy segura que en ese tema todos son iguales. Pero con la misma facilidad que se aburren también se entretienen, sólo tienes que ser creativo y darle rienda suelta a tu imaginación. Tú bien conoces a tu pequeño y sabrás que juguetes llevarle para entretener. Una excelente opción son los aparatos electrónicos que permiten ver una película para que así dure más tiempo distraído. Yo soy una que trato de calcular cuánto tiempo pasará en cada cosa: comiendo, jugando y durmiendo pues me ayuda a organizar mejor las horas.

4. Frustración

¿Porque frustración? Luego del aburrimiento comienzan las frustraciones. Frustración por no poder pararse del asiento y fluir al igual que en la casa o parque. Frustración por que ahora la siesta será en un asiento de avión y no en su cómoda cama. Te recomiendo llevar un asiento protector liviano ya que le permite a los niños pequeños dormir mejor y a la misma vez viajan seguros. Frustración por no poder jugar con un juguete en específico. En fin, la frustración se alivia con los besos y abrazos de mamá y con una conversación muy positiva y divertida.

5. Dolor de oídos

El dolor de oídos no siempre se podrá evitar pero existen opciones que en ocasiones resultan favorables. Si tu pequeño es lactado ya es una ventaja. Otra recomendación es chupar bobo (chupete/tete/chupón) o beber de una botella con agua, leche o jugo. También un dulce puede ser muy útil en este caso.


Es muy importante hablarle al pequeño sobre que esperar en un avión y repetir las reglas una y otra vez en palabras sencillas, así podrás recordarle el comportamiento que debe tener cada vez que algo le incomode.


¿Qué hacer si el berrinche no parece tener fin?

Recuerda que los niños nos ponen a prueba constantemente hasta el punto de desesperarnos, pero, tienes que aprender a no perder el control, tu mejor arma es la paciencia. Hay que hablarles con un tono de voz relajado aunque por dentro quieras estallar porque si no serás tú la que termine haciendo un berrinche, jaja. Déjale saber que entiendes cómo se siente y que quieres ayudarlo. Tienes que lograr despistarlo con cualquiera de tus ocurrencias, este es tu momento de brillar cómo actriz/actor. A veces ayuda ignorarlos pero eso dependerá de cuan grave sea la situación. Si el pequeño no se tranquiliza te recomiendo ir al baño para que puedan hablar más privado y sin molestar a los demás pasajeros. Recuerda que los niños pequeños no tienen la intención de fastidiarnos, a los padres, simplemente no saben expresar sus sentimientos de la manera correcta.

¿Qué hacer en caso de que un berrinche dure el vuelo completo?

Si ya intentaste absolutamente todo lo que estaba a tu alcance y diste el máximo al 100%, entonces no queda más que respirar profundo. Todos fuimos niños alguna vez y los berrinches no son otra cosa más que una forma de expresión. Pronto pasará y el niño se calmará.

¡Buen Viaje!

Me pueden seguir en mi página de Facebook cómo Boleto para Cuatro. Gracias por leerme.

Viaja con tu toddler

Consejos a la hora de viajar con un toddler

Si tu pregunta es: Será posible viajar con un toddler? La respuesta es: Sí

Si es posible viajar con el toddler de casa siguiendo las siguientes recomendaciones:

  1. Escoge un asiento protector liviano. Es sumamente importante que el asiento protector sea liviano para que te permita transportarlo de una manera más cómoda. Debes asegurarte de que elegiste un asiento protector certificado para ser utilizado en el avión. Y por último, los asientos protectores siempre deben ser instalados en el asiento junto a la ventana. El asiento protector protege al niño de cualquier tipo de turbulencia y te da la ventaja de tener tus manos libres.
  2. Llevar un coche sombrilla.Hay quienes prefieren usar un portador para bebés, yo en cambio prefiero un coche sombrilla ya que este te permite guardar la mochila, caminar un poco más relajada, hacer fila en el baño, cambiar pañal, controlar un berrinche, tiempo para snacks, incluso para dormir una siesta o simplemente para respirar en momentos claves.
  3. Solamente cargar con una mochila. Al momento de empacar asegura echar todo lo necesario en una mochila la cuál llevarás contigo durante todo el trayecto. Mientras que las maletas sólo te acompañarán hasta ser registradas con el agente de la aerolínea.
  4. Una vez que llegas al terminal.Luego de pasar seguridad y de superar la primera parte más ajetreada, llegó la hora de entretener y cansar a tu pequeño. Y justo antes de abordar cambias el pañal, listo.
  5. Diversión abordo.Encontrar la manera de mantener a los pequeños entretenidos dentro del avión puede resultar algo frustrante. Los niños se aburren fácilmente y no saben manejar el cansacio. Qué hacer? Llevar juguete favorito, esa frisa que tanto los reconforta, leche para cuándo llegue la hora de dormir, juegos y películas, muchos snacks saludables y por último, ese juguete sorpresa (nuevo) que no falla y los mantiene ocupados un tiempo extra. Si logras que se duerma, ya ganaste.

Buen Viaje, te aseguro será toda una aventura para contar y recordar.

Me pueden seguir en mi página de Facebook cómo Boleto para Cuatro. Gracias por leerme.